¿ES CONVENIENTE PARA UN SER HUMANO CONSUMIR MARIHUANA?

epor que vaporizar cannabis

La respuesta inmediata, superficial y desbordada de moralina viene a ser que no: “no es bueno que una persona consuma drogas”. Las razones para sustentar semejante respuesta también son del mismo calibre: “no es bueno consumir drogas porque no es saludable. Las drogas atentan contra la salud”. Sin querer profundizar en tecnicismos y polémicas infinitas, quiero señalar que no es una buena razón porque el concepto de lo “saludable” es bastante confuso. No es preciso, ni lo tenemos muy claro. Por ejemplo, ¿cómo se logra una vida saludable? Con una dieta equilibrada, dedicando cierto tiempo del día para realizar actividad física, dormir cierta cantidad de horas, poco estrés… Son el tipo de respuestas rápidas que se nos ocurren para ese tipo de preguntas. Pero si observamos con un poco de cuidado, empiezan a revelarse sus imprecisiones. ¿Hasta qué punto podemos considerar la dieta de una persona promedio en Bogotá, como saludable? La comida que ingerimos todos los días ha pasado por varios procesos químicos que desconocemos (¿qué es una salchicha?), y a su vez, desconocemos todos los efectos que producen en nuestro cuerpo. ¿Hasta qué punto es verdaderamente saludable nuestra dieta?

Que hacer ejercicio es saludable. Hombre, pues probablemente sea cierto, pero fijándonos -de nuevo- en la vida de un bogotano promedio, en qué momento del día se va a ejercitar, si la mayoría del tiempo de su día y de su semana se le va trabajando para otros, y cuando tiene tiempo propio, ni siquiera le es propio porque el tiempo se desvanece en las labores familiares: el cuidado de los hijos de la casa, del perro y de las pulgas del perro, ¿ah? ¿A qué horas entonces?

Supongamos que puede hacer ejercicio. ¿Qué tan saludable es hacer ejercicio en una ciudad como Bogotá (que también podríamos decir que es más o menos similar a cualquier capital del mundo), donde más que aire, respiramos desechos de industrias, medios de transporte y demás espantos? ¿Cómo está tan seguro que el aire de la ciudad no lo está enfermando?

Continuemos que todavía queda algo por decir.

En Bogotá, así como en la mayoría de países democráticos y capitalistas, la mayoría del tiempo se nos va –repito y repito una vez más- trabajando y trabajando para otros. Es tanto trabajo que la familia se ha desdibujado y es tanto trabajo que la personalidad se ha tornado algo sin significado. Tanto trabajo que el estrés pasó a ser nuestro estado normal, estándar, nuestra genética. No hay tiempo para los amigos y ni para los libros. En medio de todo lo anterior, ¿qué podemos rastrear como saludable? ¿Todavía tiene pretensiones de sentirse saludable?

En la actualidad, nuestro modo de vida es agitado, salvaje, desquiciado; no en el buen sentido de un enamorado (ojalá todos estuvieran embriagados de enamoramiento), sino en el sentido del aburrimiento, el cansancio y lo inauténtico… no vivimos nuestra vida: sobrevivimos para enriquecer a otros que nos regalan tan solo un poco de migajas para seguir sobreviviendo y seguir enriqueciéndolos. “Te estás matando por vivir” decía alguien en una canción.

Frente a todo esto qué podemos decir, qué podemos hacer. Esto podría requerir una respuesta muy larga. Sigamos con las respuestas inmediatas: parece que no podemos hacer mucho… así, viendo la cosa por encimita. Pero quizás, en medio de tanta vida enferma, en medio de tanto vértigo inútil y tanta velocidad absurda, quizás, les digo, podríamos detenernos un pequeño instante (con dos horas podríamos lograr bastante) un breve instante, con su mujer, con un amigo, un hermano… hasta su madre y… vaporizar marihuana. Sí. Un instante íntimo, espontáneo, relajante, alegre y de apertura a la realidad y a los demás. Si realmente quiere ofrecerse un instante precioso, un tiempo verdaderamente humano, un minuto de pensamientos magnánimos y emociones palpitantes, un momento verdaderamente saludable; pues fume marihuana y fúmela saludablemente: con vaporizador. No lastima, no es escandaloso, no es oloroso y es discreto. En medio de tanta vida enferma de la cuidad, fume hierba ya puede ser una forma de construir su propio refugio y plantearse saludable a sí mismo. Pero si quiere mayor salud, fume con vaporizador…

De todos modos algo más tengo que decir sobre esto de consumir… ya hablaremos al respecto.

Escribe un comentario